¿Qué es un Ministro Ordinario?

Es común escuchar en la teología católica que cada sacramento tiene un ministro ordinario y, a veces, un ministro extraordinario. Pero, ¿qué hace un ministro ordinario o extraordinario?

Según la teología dogmática de AD. Tanquerey, un ministro ordinario es:

ordinarius, qui ad sacramenta ministranda ex officio specialiter consecratus vel [Cn. et] deputatus est;

Tanquerey, Synopsis Theologiae Dogmaticae, par. 405, p. 28

El [ministro] ordinario, que es específicamente consagrado y diputado para ministrar los sacramentos en virtud del cargo.

Mi traducción de Tanquerey, Synopsis Theologiae Dogmaticae, par. 405, p. 28

Ésto parece ser constante con el modo que se usa la frase «el ministro ordinario» y cómo se lee esa frase en las Escrituras. El ministro ordinario de un sacramento es una verdad revelada (no un labor creado, reprobado o ajustado por un acto jurídico) que un oficio particular es instituido por Jesucristo a tal fin, no por la permisión special o delegación pero del oficio en mísmo (ex officio).

Es único de este ministro. Por otro lado, un ministro extraordinario es, según Tanquerey:

extraordinarius, qui ob necessitatem vel peculiare privilegium eadam ministrat.

Tanquerey, Synopsis Theologiae Dogmaticae, par. 405, p. 284

El [ministro] extraordinario, que a causa de necesidad o privilegio peculiar, ministra los mismos.

Mi traducción de Tanquerey, Synopsis Theologiae Dogmaticae, par. 405, p. 284

Lo que es único del ministro extraordinario es que él no puede, de sí mismo, da un sacramento: sólo por delegación. Se ve ésto en los Actos de los Apóstoles donde se instituyen los diáconos y están delegadas en ellos algunas responsabilidades, tal como la de bautizar. Por ejemplo, en Actos 8, los apóstoles envía a Felipe y los samaritanos reciben bautismo. Después, los apóstoles (los obispos primordiales) va y

…oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús. Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.

Actos 8:15-17

El ministro ordinario (el obispo) siempre está usado para este sacramento de Confirmación en los Actos. Mientras se puede delegar a un cura, las Escrituras son claras que, para el cura, no es ex officio; no es según su oficio para dar la Confirmación.

Por lo tanto, el ministro ordinario no es una estructura jurídica cambiable sino un tema de la doctrina sobre lo que cada orden sagrada es en misma. O el obispo solo es el ministro ordinario (como se cree en el Occidente) o tanto el obispo como el cura son los ministros ordinarios (como se cree en Oriente). Sin embargo, la solución tentativa para tener el ministro ordinario en Occidente diferente que el Oriente (hasta se encuentra en alguna literatura católica romana fiel y ortodoxa) es una admisión clara del relativismo cultural: esta doctrina es verdad en Occidente sino falsa en Oriente. Más bien, la verdad es católica: universal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.